Actos de fe proactivos

Hace unos días sostenía una plática acerca de la fe y después de haber tenido un debate en torno a eso, quise escribir este post, pero antes de entrar en materia, me gustaría hacer un repaso por algunos conceptos:

Fe. Seguridad, aseveración de que algo es cierto.

Acto de fe. Desde el Antiguo Testamento, el acto de fe se ve esencialmente como un abandono en las manos de Dios.

Proactividad. La proactividad se refiere a la actitud que asumen ciertas personas para atender a situaciones o tareas que precisan de ser controladas, una gestión responsable y de una alta capacidad de respuesta.

Habiendo repasado un poco estos conceptos, ahora viene la pregunta

¿Con qué frecuencia tenemos «Actos de fe»?

Esta pregunta la contestare de forma muy personal, sin que ello signifique que debas adoptarla como propia.

Pues bien, de manera personal tiendo a ser escéptico en muchos aspectos, por lo que pongo en duda lo que me ocurre muchas veces, algunas más de las que debería quizás…pero, ¿Quién define cuanto debe uno preguntarse en su vida?.

Se me hace difícil imaginar tener un acto de fe, sin embargo, no digo que nunca los haya tenido.

Ahora bien, el concepto de «Acto de fe» se traduce como como un «abandono en las manos de Dios«. Hay muchas personas que toman esto tan literal, ejemplo de ello son los jóvenes que sin tener un trabajo ni estudios, tienen hijos y «los traen al mundo» porque ya «Dios proveerá«.

Se me hace difícil abandonar todo a las manos de Dios, porque siento que es cargarle responsabilidades que no debería tener y por el contrario, me gusta más actuar de forma proactiva y ponerme manos a la obra en aquellas cosas que me competen: Por ejemplo, si estoy mal de salud, es más proactivo acudir al medico a revisión, adoptar una dieta saludable, hacer ejercicio, monitorear mi presión, frecuencia cardiaca, etc. Es más proactivo hacer esto, que esperar que Dios de manera milagrosa resuelva todos mis problemas de salud.

El título del post dice «Actos de fe proactivos», y es así como considero que se define mejor el hecho de confiar una parte del proceso y actuar por el otro lado; es decir, el «Acto de fe» radica en mantener el optimismo que las cosas mejorarán, pero la parte «proactiva» radica en realizar acciones para que esas «cosas» mejoren, y no solo sentarse a esperar.

Déjame saber que opinas en los comentarios.

Saludos y hasta el próximo post.

Ante el coronavirus, esperanza. C. Iván Flores, pastor. | Diario Angamos

Referencias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *