La importancia de la respiración

Para quien inicia una actividad deportiva se le complica poder mantener la actividad física por un tiempo prolongado y muchas veces se siente frustrado por no poder hacerlo como lo hacen los demás, sin embargo, muchas veces omite centrarse en algo tan pequeño e importante a la vez: la respiración.

Cada persona debe hacer consciente la respiración, pues este es uno de los mecanismos más importantes para poder garantizar mejores resultados, que quizás no sean a nivel competencia, pero si para una superación de logros personales.

¿Cómo funciona?

El primer paso que considero para empezar a mejorar la respiración es hacerla consciente.

Se trata de sentir cada inhalación, imaginar el aire desde el momento en que entra por la nariz, cuando se calienta al pasar por los pasajes nasales, luego se va a la faringe y posteriormente a los pulmones, donde los bronquios se encargan de convertir el oxígeno en dióxido de carbono.

Posteriormente de los pulmones el proceso devuelve al medio ambiente el dióxido de carbono, habiéndose quedado el organismo con lo necesario para su funcionamiento.

El proceso aquí descrito esta bastante simplificado, pues en realidad conlleva muchos más detalles, como la distribución de sangre al corazón, la intervención de los alvéolos, hemoglobina, glóbulos rojos, etc .

El propósito es solamente poder ser conscientes que el proceso respiratorio es una tarea repetitiva que conviene observar para poder mejorarla y a partir de ella tener mejores resultados.

Alguna vez un amigo mío con el que salía a correr me contó la forma en que acostumbrara a respirar, adopte este tip y empecé a notar resultados favorables.

¿Cómo hacerlo?

Llevarlo a la práctica puede parecer sencillo, pero al inicio no lo es tanto.

Generalmente durante nuestras actividades cotidianas hacemos una inhalación y una exhalación.

Sin embargo, al correr trataremos de inhalar con la nariz dos veces seguidas y exhalar dos veces seguidas por la boca, esto permite adaptar la respiración al ritmo de la carrera. Al inicio será una acción totalmente mecánica pero posteriormente el cuerpo la adopta y la utiliza de la mejor forma.

Para ritmos más acelerados de carrera podrías intentar inhalar tres veces seguidas y exhalar tres veces también.

Marca la respiración.

Es decir, siente la inhalación, sentirás como todo el aire entra a tus pulmones. Al exhalar vacía tus pulmones y siente como todo el aire sale, escucharás a tu nariz y boca como no la habías escuchado antes.

Monitorea tu progreso

El progreso lo podrás medir de distintas formas, una de ellas podría ser, el tiempo que tardas en recuperarte y otra, el tiempo en que puedes mantenerte realizando esa actividad.

No tengas miedo de las secreciones nasales

Al empezar a hacer cualquier actividad física, resulta que empezamos a notar mayor cantidad de secreciones nasales, no tengas miedo, solo sacude tu nariz y continua avanzando.

Las secreciones nasales significan que tu cuerpo se está liberando de lo que no le sirve, por lo que no deberás asustarte.

Sigue respirando.

Saludos y hasta el próximo post

Respiración

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *