Casas-hogar para animales y establecimientos temáticos

Los establecimientos temáticos, empezaron a surgir por allí de 1998 en Tapei, Taiwán, como una apuesta a ofrecer nuevas atracciones al mercado capitalista. 

Los primeros conceptos y apuestas fueron las cafeterías con gatos, dónde las personas podían acudir y básicamente pagaban por hora para poder estar cerca de un gato, el consumo era adicional, pero empezó a tomar un revuelo que dicho concepto se extendió a diversas regiones de Japón. 

Hoy en día  lo normal es que los gatos y perros permanezcan en establecimientos temáticos y casas hogar, dónde los animales están sometidos a un estricto control; esterilización, adiestramiento, dietas de alimentación sanas.

El gobierno al ser el protector de animales efectúa los censos periódicamente y se asegura que la población se mantenga a raya. 

Atrás quedaron los tiempos en que una mascota permanecía en el techo de una casa, con poca protección para guarecerse de la lluvia y las inclemencias del tiempo, animales merodeando en las calles buscando comida, mascotas maltratados por los niños que no recibían reprimendas de sus padres, mascotas abandonadas en los campos o las carreteras, animales entrenados para peleas callejeras, animales mutilados de orejas y cola, para tener una mejor apariencia, según sus dueños.

En el otro extremo estaban los animales humanizados, aquellos que eran vestidos con ropas de algodón y estambres, elevando con ello su temperatura corporal de manera tal que le provocaban caídas de pelo; animales que eran ataviados con zapatos o tenis, que a la larga les generaban deformidades en sus extremidades, así como una disminución en la sensibilidad corporal; animales que permanecían dentro de casa todo el tiempo, compartiendo el estrés de las personas y sin modo de poder liberar dicho estrés de manera sana. Todo esto había originado que las mascotas se convirtieran en meros objetos decorativos, hechos al capricho de los humanos, sin tener en cuenta sus necesidades reales biológicas, como correr, roer, saltar, llenarse de lodo, ladrar, ente otras.  

Las casas hogar que el gobierno subvenciona permite una remota posibilidad a personas hacerse de una mascota para tenerla en casa, sin embargo, las personas que quieren este beneficio se someten a una serie de pruebas psicométricas y de solvencia para garantizar que la estancia de la mascota en este hogar será mucho mejor que las casas hogar del gobierno. 

Aunado a ello, deberá sujetarse a los lineamientos emergentes del gobierno: censos, nuevas vacunas, garantía de heces con baja emisión de gases, registro dactilar de las mascotas, escáneres conductuales para asegurar el bienestar de la mascota, entre otros. 

Los establecimientos temáticos que ofertan mascotas como atractivo, deberán, al igual que las personas que solicitan mascotas en casa, asegurar que la mascota recibirá todos los cuidados adecuados y tendrá que enviar al gobierno un reporte semanal de cada mascota con la que cuenta; por lo tanto los propietarios de estos establecimientos se aseguran de mantener bien protegidas a sus mascotas que han pasado a convertirse en un gran activo, de tal forma que las mascotas portan consigo rastreadores GPS, sensores de temperatura, alarmas de proximidad agresiva (para evitar que los clientes les hagan daño), cámaras de vídeo y audio (para poder mantener un registro de las personas que convivieron con ellos). 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *