Sistema político

El sistema político que dominaba hace solo unos cuantos años era el sistema democrático, sus creadores lo definían como «una forma de organización social que atribuye la titularidad del poder al conjunto de la ciudadanía». 

En su concepción dicho sistema tenía por objetivo lograr el mayor beneficio para el mayor número de personas, pero esto poco a poco fue degradándose por la entropía natural del universo en el que cada persona buscaba el mayor beneficio para ellos y solo para ellos, olvidando las necesidades de los demás. 

Este sistema político se puso a prueba con la introducción masiva de la Inteligencia Artificial que demostró que no siempre la persona elegida por la mayoría de las personas sería la que reportaría los mayores beneficios a la sociedad. La IA evidenció con mayor fuerza la poca racionalidad que los humanos tenemos al elegir a personas por sus rasgos físicos, más que por una combinación multidimensional. 

La elección de un dirigente en el sistema político democrático tradicional se reducía a «50% +1 votos a favor es el ganador», la IA consideraba esto solo como un valor de entrada de los algoritmos que procesaban y permitían la definición de un dirigente ganador. 

Así pues, la IA tenía múltiples datos de entrada: votos emitidos, crédito social, inteligencia emocional, abnegación, antecesores, condiciones genéticas, resiliencia, compromiso, redes sociales (amigos y conocidos), antecedentes criminales, entre otros. Todos estos datos de entrada eran combinados para obtener el puntaje que permitiera señalar al dirigente humano; este dirigente humano, gobernaba de modo colaborativo con dirigentes IA, ambos tenían a su servicio asistentes digitales y humanos (seleccionados bajo los mismos criterios) que poseían información de amplias regiones de la tierra. 

A este sistema se le conoció como «Dictodemocracia» dónde una parte del poder era conferido al pueblo y la otra a la IA, quien dictaba las prioridades de los temas a atender para mayor beneficio de la humanidad. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *