El sistema económico

Durante mucho tiempo, el sistema económico que predominó fue el capitalismo, iniciado por allá del siglo XV, vio crecer muchas empresas, personas volverse millonarios, después de haber apostado a algún sector. 

Pero este sistema se vio trastocado fuertemente por el virus mortal del 2020, al grado que muchas personas comenzaron a idear nuevas formas de monetizar sus negocios, lo que originó un cambio en los métodos de pago, que si bien, ya muchos habían hecho la transición hacia medios digitales, algunos más se resistían.

Empezaron a fomentar las monedas digitales, pero a ser más precavidos en cuanto a la especulación que estas ofrecían, los bitcoins que en su momento, prometían mucho, de repente se convirtieron en apuestas de gran valor, porque el mercado ahora había empezado a lanzar muchas ofertas haciendo que la fortaleza del bitcoin se debilitara, los niveles de encriptación cuánticos y respaldos planetarios remotos, tomaron por sorpresa al bitcoin y la demanda empezó a disminuir.

El sistema económico capitalista imperó durante gran parte del tiempo como parte de la evolución humana. La oferta y la demanda dejaron de ser la ecuación predominante a raíz de la pandemia del 2020. Las personas empezaron a racionar mejor las cosas con las que contaban, aunque aún había quienes no podían abandonar el ímpetu consumista, pero poco a poco iban notando que sus recursos eran finitos, de tal forma que al paso del tiempo fueron adoptando hábitos minimalistas y de cooperación comunitaria. 

El sistema socialista tampoco prometía un gran cambio social puesto que una base de ella seguía dependiendo del sistema capitalista para otorgar los dividendos a la población. 

El sistema socialista básicamente funcionaba gracias a qué un sector de la población se regia por el sistema capitalista y procuraba buenos dividendos para ellos y por lo tanto para quienes trabajaban en este régimen. 

Así bien, el sistema que mostró mayor efectividad fue aquel en el que la oferta funcionaba bajo un sistema de suscripción (semanal/mensual/anual) después de que los consumidores establecieron mejor sus necesidades; esto se veía ampliamente favorecido por el crédito social.

Consumidores responsables que mantenian sus suscripciones de acuerdo a sus requerimientos básicos sin mayor derroche, se hacían merecedores a un mayor crédito social; todo esto permitía que la producción estuviera muy bien controlada a nivel incluso mundial y los productores tuvieran algoritmos altamente eficientes para predecir las temporadas en que aumentaban o disminuían las necesidades, permitiendo que los stocks de mercancía fueran eficientados para beneficio de la comunidad. 

A este sistema económico se le conoció como capitalista de suscripción. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *