Las casas

Confinados en sus casas, los humanos se deleitaban viendo el exterior lleno de jardines verticales, hortalizas abundantes resguardadas por estructuras metálicas y plásticas que incorporaban paneles solares de alta eficiencia; las casas se hallaban suspendidas al menos a un metro de altura del suelo, esto con el fin de permitir una mejor sanitización de los hogares; el gobierno se encargaba de enviar robots dos días a la semana para sanitizar los hogares y hacer un rastreo puntual de las condiciones en que se hallaban las calles. 

Las casas incorporaban en lo alto de sus techos, antenas multiconcentradoras que les permitían recibir la información de sus distintos proveedores de servicios digitales: Internet, energía eléctrica, alarmas de seguridad por medio de geocercas, señales digitales suministradas por el gobierno para la emisión de mensajes y alertamientos; estas antenas a su vez permitian determinar fácilmente al gobierno el número de personas en cada hogar, con ello los sistemas tradicionales de censo de la población, pasaron a la historia, las antenas multiconcentradoras eran un punto de entrada y salida de información.

Ahora cada casa era un miniplaneta, y su capa atmosférica era la geocerca de los servicios de alarmas de seguridad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *