Entropía

La última pregunta se formuló por primera vez, medio en broma, el 21 de mayo de 2061, en momentos en que la humanidad (también por primera vez) se bañó en luz. La pregunta llegó como resultado de una apuesta por cinco dólares hecha entre dos hombres que bebían cerveza (…)

(…) ¿Podrá la humanidad algún día, sin el gasto neto de energía, devolver al Sol toda su juventud aún después que haya muerto de viejo?

O tal vez podría reducirse a una pregunta más simple, como ésta: ¿Cómo puede disminuirse masivamente la cantidad neta de entropía del universo?

Multivac enmudeció. Los lentos resplandores oscuros cesaron, los clicks distantes de los transmisores terminaron.

Entonces, mientras los asustados técnicos sentían que ya no podían contener más el aliento, el teletipo adjunto a la computadora cobró vida repentinamente. Aparecieron cinco palabras impresas: DATOS INSUFICIENTES PARA RESPUESTA ESCLARECEDORA.

Este fragmento de texto corresponde a «La última pregunta» (en inglés The last question), un cuento de ciencia ficción escrito por Isaac Asimov, publicado por primera vez en la edición de noviembre de 1956.

El desarrollo del cuento gira en torno a la entropía y cómo los humanos buscaron esta respuesta en cada una de las supercomputadoras que fueron desarrollando a lo largo del tiempo, sin que se presentará una satisfactoria.

Ahora bien, vamos a profundizar un poco más en el concepto.

¿Qué es la entropía?

En termodinámica, la entropía es una función de estado de carácter extensivo y su valor, en un sistema aislado, crece en el transcurso de un proceso que se da de forma natural.

La entropía describe lo irreversible de los sistemas termodinámicos.

La palabra entropía procede del griego (ἐντροπία) y significa evolución o transformación.

Dicho de otra forma y aplicando este principio a un escenario distinto, se dice que la entropía del universo tiene un único sentido: es creciente.

El tiempo pasa y la entropía crece hasta alcanzar el punto de máxima entropía del universo, el equilibrio termodinámico.

A modo tanto de cuestión filosófica como de cuestión científica este concepto recae inevitablemente en la paradoja del origen del universo.

Si el tiempo llevara pasando infinitamente, la entropía del universo no tendría sentido, siendo ésta un concepto finito creciente en el tiempo y el tiempo un concepto infinito y eterno.

Todo lo anterior se simplifica a decir que el universo y la naturaleza tienden de forma natural al desgaste o lo que es lo mismo al desorden.

Entonces, como la pregunta que los humanos le plantearon a Multivac,

¿Hay alguna forma de revertir el proceso natural de entropía?

La respuesta es que no hay una forma (al menos conocida hasta ahora), sin embargo, lo que está en nuestras manos es hacer todo lo necesario por mantener el orden en los escenarios que están a nuestro alcance.

Dada nuestra naturaleza humana, solo podemos abordar ciertos escenarios de menor magnitud que el universo entero, estos escenarios son, entre otros: la familia, los amigos, una relación de pareja, el trabajo, etc.

El esfuerzo de mantener estos escenarios en orden es la forma mínima de buscar revertir el proceso natural de desgaste o caos que experimenta un sistema, aun siendo conscientes de el desafío que esto representa.

¿Qué opinas de la entropía?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *