Capitalismo de vigilancia

Estas palabras las escuché en un documental que introducía diversos conceptos en torno a la forma que las nuevas tecnologías están insertando en nuestra forma de vida.

Para adentrarnos en el tema conviene hacer un repaso por los conceptos principales:

Capitalismo

Modo de producción derivado del usufructo de la propiedad privada sobre el capital como herramienta de producción, que se encuentra mayormente constituido por relaciones empresariales vinculadas a las actividades de inversión y obtención de beneficios, así como de relaciones laborales, tanto autónomas como asalariadas subordinadas libres, con fines mercantiles. (Wikipedia)

El capital es un factor de producción constituido por inmuebles, maquinaria o instalaciones de cualquier género, que, en colaboración con otros factores, principalmente el trabajo y bienes intermedios, se destina a la producción de bienes de consumo. (Filosofía.net)

Vigilancia

Monitoreo del comportamiento. (Wikipedia)

La palabra vigilancia, procede del latín “vigilantia” e implica la acción y el efecto del verbo vigilar, del latín “vigilare”, que a su vez procede de “vigil” que hace alusión a despierto o atento. La vigilancia es la atención puesta a las cosas, sentimientos o acciones para tenerlas bajo control. (deconceptos.com).

¿Qué es el capitalismo de vigilancia?

Habiendo hecho un breve repaso por los conceptos que componen este concepto, podemos dar una definición un poco más elaborada y que de hecho, muchos ya han adoptado en cierta medida.

La economista y filósofa Shoshana Zuboff ha llamado «capitalismo de la vigilancia», a una forma de capitalismo «sin precedentes» que predice las acciones de los internautas en el mundo real con el único propósito de beneficiar a las empresas. Las experiencias de los usuarios se convierten así en materias primas que permiten crear datos para adelantarse a comportamientos futuros.

Shoshana Zuboff

¿Qué ha permitido este esquema de negocios?

El desarrollo de internet ha logrado que el sistema capitalista «tradicional» permita generar nuevas vertientes y nuevos cambios en la forma de lucrar; estableciendo diferencias significativas entre las empresas que dominan gran parte del ciberespacio y aquellas que aun no lo hacen.

La explotación de datos es la que permite determinar día a día nuevas líneas de acción modelando, registrando, previendo e incluso induciendo la conducta del consumidor final, quien, en la mayoría de los casos no es consciente de los datos que aporta en las distintas plataformas que utiliza.

El capitalismo de vigilancia podría parecer una actividad inocua, sin embargo, su injerencia en muchos sectores de la vida, podrían suponer un peligro, al mantenerse al acecho de los datos del usuario, restringiendo sus libertades de elección, privacidad y autonomía, sobre todo para aquellos usuarios que tienen menos precaución del uso que se le da a los datos que deposita en las diversas plataformas que emplea.

¿En realidad valen tanto mis datos?

Habría que dedicar una publicación completa al valor de los datos, así como los distintos tipos de datos que existen, sin embargo, en resumen se podría decir que los datos cobran mayor valor, en tanto puedan generar patrones de comportamiento y ser explotados por las entidades.

Una característica fundamental del capitalismo es su capacidad de convertir cosas materiales e inmateriales que se encuentran fuera de la dinámica de los mercados en productos que pueden entrar al circuito de compra y venta. Dicho de otra forma, el capitalismo tiene la capacidad de crear una necesidad en donde no existe y hacernos dependientes de tal necesidad que hace años ni siquiera hubiésemos imaginado.

¿Como llegamos a otorgar tantos datos a internet?

Antes de responder a la pregunta conviene recordar que el sistema capitalista mercantil es el sistema que permite la acumulación de capital, la propiedad privada o corporativa de bienes de capital.

La adopción de un sistema capitalista por los gobiernos llevó a un esquema de persecución de objetivos económicos y una masificación en los sistemas de producción, así como la invención de nuevas formas mecanizadas de trabajo.

Posterior a la existencia del sistema capitalista surgió en contraposición un sistema neoliberal globalizado (con o sin una mínima regulación), circulación de capital a nivel global y bajos impuestos. Bajo este esquema, el ámbito de lo público comienza a perder terreno ante la privatización.

Dado este entorno de cambio, internet comienza a popularizarse como un espacio que prometía difusión sin censura de contenidos de todo tipo, comunicaciones sin jerarquia, vínculos entre creadores y consumidores sin intermediarios y la posibilidad de establecer conexiones a través de fronteras y distintas clases sociales.

Inmersos en este entorno de Internet, empezó a surgir el lema «La información debe ser libre» y se empezó a utilizar el término free, termino cuyas acepciones más significativas son «libre» y «gratuito», lo que llevó a la comunidad cibernauta a rechazar los servicios de pago y a hacer uso de servicios que en un principio parecían comulgar con las ideas de «libertad», como Amazon, Google y Facebook.

El sostenimiento de los servicios free poco a poco fue siendo menos rentables por los recursos destinados y las grandes empresas se vieron obligadas a buscar esquemas que permitieran una retribución y con ello un sostenimiento del servicio ofertado, es aquí donde se comienza a echar mano de los datos de los usuarios para explotar tal información e identificar patrones de comportamiento, deseos, ideologías, temores y preferencias de los usuarios, que poco a poco fueron tomando mayor valor predictivo, el cual también se puede traducir a un valor monetario.

¿Hacia donde vamos?

Lo expuesto hasta aquí podría detallarse mucho más, aunque cabe ir acotando el tema y dejarlo a manera de síntesis.

Para responder a la pregunta conviene hacerse muchas más preguntas, como

¿Qué datos estoy proporcionando en internet?

¿Cuantos datos de mi, proporcionan otras personas en internet?

¿Qué servicios free utilizo?

¿Cuales son mis necesidades de información?

Recordemos que el mercado atiende a las necesidades que los usuarios plantean, por lo tanto, si las grandes empresas identifican las necesidades de los usuarios en un segmento en particular, hacía allá orientarán sus esfuerzos y por lo tanto, buscarán la forma de recolectar la mayor cantidad de datos, para trazar sus esquemas de negocios y convertirnos en parte de ella.

Es innegable que la explotación de la información de los usuarios seguirá creciendo de manera paulatina, quizás a ritmos exponenciales que todavía no imaginemos y como usuarios es probable que no tengamos mucho margen de acción en cuanto al control de esa información. Lo que nos conviene hacer es estar conscientes de todos los datos que nosotros mismos proporcionamos en los servicios que utilizamos.

Recuerda dejar tu comentario y recibe un gran saludo. Hasta la próxima.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *