Generaciones de cristal

Últimamente he escuchado mucho este término, no se si es una tendencia pasajera o solo una moda, lo cierto es que hay muchos puntos y opiniones al respecto.

Hace poco leí un hilo de @SoyLadyCorrales dando su opinión al respecto y mencionaba ciertas cosas con las que coincido, sin embargo, el punto central quizás no sería sobre, si es una generación de cristal o no, así que podemos ir desarrollando los argumentos de Lady Corrales.

Los adultos jóvenes, crecieron rodeados de información, conectados. Aprendieron a utilizar una pantalla táctil antes que caminar. Crecieron en un mundo hostil, tú caminaste por la calle sin miedo, ell@s no. No, no fueron los padres sobre protectores, fue la inseguridad.

Es cierto que la información juega un papel importante dentro de la sociedad, puede generarnos miedo en ciertas cosas y puede a su vez darnos mayor seguridad, no es la cantidad de información la que determina las cosas, es el enfoque que se le otorga el que le da mayor o menor valor., aterrizando la idea: los crímenes, homicidios, robos, siempre han existido y la posibilidad de ocurrencia siempre es latente, sin embargo, la forma de difusión de estas noticias ha visibilizado más los crímenes.

Comenzaron su vida escolar en instituciones que cambiaron el método de aprendizaje, mientras tu aprendiste por medio de asignaciones, ellos aprendieron a desarrollar y ser evaluados por competencias. Se les enseñó que el esfuerzo es premiado. No importa el 10.

La enseñanza ha cambiado a lo largo del tiempo, mientras nosotros, pasábamos horas en la biblioteca, a veces tan solo para encontrar el material adecuado, las generaciones actuales la tienen en la palma de la mano, a un par de clicks. Los métodos de evaluación no han cambiado mucho, se sigue evaluando en función a calificaciones, porcentajes, proyectos, etc. y el enfoque no ha sido logrado como el de países como Finlandia, donde se incentiva mucho la curiosidad, métodos alternativos de aprendizaje, experimentos, juegos, dinámicas grupales, entre otros.

Se les desarrolló para liderar, a ti te educaron para obedecer. ¿Fue malo? No, fue distinto. Después de darles libertades, lo aventamos a instituciones universitarias tradicionales, que “buscan la excelencia”. De nuevo, hostil.

El método de enseñanza lider vs trabajador, considero que no es un tema generacional, sino más bien, de la institución, por decirlo de otra forma, la enseñanza en una escuela pública se orienta más a generar personas que conformen una fuerza de trabajo para las empresas, mientras que las escuelas privadas, aportan un poco más de motivación a sus alumnos para que ellos sean los que lideren los campos laborales. Aun a pesar de estas diferencias, en cada escuela hay profesores en particular que tienen sus enfoques particulares, es decir, hay profesores que toda su vida han sido profesores y te preparan para ser buen trabajador al salir; hay otros profesores sin embargo, que han sido trabajadores, consultores, han trabajado en instituciones públicas, iniciativa privada y profesores, lo que les da un panorama más amplio del mundo laboral, con lo que pueden transmitir a sus alumnos, mucha de esta experiencia.

En el mundo laboral, se les excluye de prestaciones laborales, viven con contratos temporales, outsourcing. No tienen idea de qué va a pasar en el futuro, con el sistema de pensiones, con el retiro, con la estabilidad laboral. Es más, esa última ni la conocen.

Los millenials son los hijos que vieron como muchos de sus padres y madres, fueron despedidos de corporaciones en las que llevaban años. Aprendieron que la fidelidad no te asegura la estabilidad laboral. Lo vivieron, en su infancia.

Parece ser que la tendencia laboral es esta, la de una baja estabilidad laboral, las generaciones actuales lo saben y de cierta forma, la han asimilado y muchas veces superado.

La incertidumbre del futuro no es un tema exclusivo de las generaciones actuales, todo ser humano que toma consciencia de que la vida en este mundo es efímera tiene momentos de preocupación por el futuro, no sé si hay un punto de inflexión en el que dejes de preocuparte por el futuro, pero creo que será una constante por el tiempo que nos reste de vida, en mayor o menor intensidad.

El mundo conectado les ha dado una visión globalizada, saben que hay más ofertas, mejores y no tienen miedo a moverse, no es falta de lealtad porque eso ya no es lo que los mueve. Quieren aprender constantemente y sentir que están acumulando herramientas para el futuro.

A diferencia de otras generaciones, no son dueños de nada salvo lo que cargan consigo. Cuando mucho un auto. No es porque no quieran, es porque NO PUEDEN y además tienen otras prioridades. Ya no creen en vivir en un escritorio. ¿Está mal? No, es distinto.

Coincido en que no está mal, solo es distinto, las generaciones se van adaptando a los cambios, es una cuestión evolutiva que nos ha permitido preservar la especie por mucho tiempo, así que la configuración de esta adaptación está ligada a alguna parte de nuestro cerebro.

Es una generación que se volvió consciente de todo lo que no funciona. Dejó de normalizar lo que tú, durante mucho tiempo: el estrés, la ansiedad, el abuso, la explotación, las distancias, el cansancio, la injusticia, la violencia, la homofobia, el machismo.

Es cierto que las generaciones de ahora han emprendido movimientos de escala mundial para voltear a ver cosas que han estado mal, sin embargo, también es cierto, que han normalizado cosas que antes no imaginábamos, a veces toma mayor importancia grabar un accidente que solicitar ayuda médica, se vuelve más importante evidenciar a alguien en la vía pública que tomar acción para buscar solucionarlo, las bromas y burlas hacia otras personas también se han viralizado por jóvenes con mayor rapidez que en otros tiempos.

No, no eres mejor que ellos, eres distinto. Si pasaras un día sin la estabilidad de la que gozas, te vuelves loco. Viven en una constante agonía porque les queremos exigir que sacrifiquen su calidad de vida por un trabajo. NO VA A PASAR. Grábatelo.

Como seres humanos a veces tendemos a ser seres hedonistas, que buscan solo la satisfacción y la persiguen constantemente, no es algo malo, es algo intrínseco que nos ha permitido lograr cosas para satisfacer esta necesidad, el punto aquí entra en controversia con el control de impulsos, algo que Daniel Goleman señaló con la prueba del bombón.

Las generaciones actuales al parecer tienen un menor control de impulsos, la gratificación diferida y retardada no forma parte de las habilidades adquiridas; a diferencia de las generaciones anteriores, no es que se haya enseñado de forma implícita, sino que socialmente era más aceptado.

No van a resignarse, ni a quedarse callad@s. Son resilientes, apasionad@s. Aprende a trabajar con ell@s. Potencializa, respétales. Ell@s pueden hacer lo mismo que tú, en la mitad del tiempo que tú, si los enseñas.

La resiliencia es un tema muy amplio y quizás no todos somos resilientes en los mismos aspectos, aún así, las generaciones actuales pareciera ser que son más vulnerables a los eventos que en generaciones anteriores no habríamos siquiera imaginado.

La resiliencia es el proceso de adaptarse bien a la adversidad, a un trauma, tragedia, amenaza, o fuentes de tensión significativas, como problemas familiares o de relaciones personales, problemas serios de salud o situaciones estresantes del trabajo o financieras. 

Si tomamos la anterior definición de resiliencia, podríamos decir que las generaciones actuales han perdido un poco de esta adaptación a la adversidad, lo cual no necesariamente significa que esté mal, puesto que en su lugar se han ganado otras cosas, como mayor consciencia del presente.

No, no tienen tolerancia a la frustración y son malos para tomar decisiones, pero tú fuiste malo para pensar en la ecología, en tu salud y en la salud mental de tus hijos. Cada generación tiene lo suyo, pero sí hay manera de trabajar juntos y explorar lo mejor de cada cual.

Este argumento se contrapone al anterior, aunque no totalmente si consideramos que la resiliencia puede darse en diversos sentidos, las «pérdidas» no siempre son de aspectos humanos o materiales, por tanto, podría también hablarse de resiliencia en diversos sentidos; lo que es un hecho es que no todos estamos preparados para todo.

Para finalizar, aclaro que durante mucho tiempo no lo entendí. Yo también los juzgué de merecedores y flojos, hasta que comencé a trabajar con ell@s y conocerles. Hay mucha bibliografía al respecto. Lean. Gracias.

El cierre es bueno, a partir de aquí a Lady Corrales le llegan muchas respuestas, muchas de ellas, encasilladas en que si se trata de una generación de cristal o no.

Algunas de las respuestas señalaban que el cristal es un material muy bello y maleable y que sin el no se podrían construir muchas de las edificaciones actuales. Y es cierto, sin embargo, también hubo una respuesta que encontré muy acertada, decía que el cristal es un material que puede llegar a ser muy fuerte, pero que en el proceso debe ser sometido a altos cambios de temperatura.

Resiliencia

Conclusión

Quizás no se trata de etiquetar a las generaciones con adjetivos que generalizan, en cada generación hay una cantidad enorme de personas que para poder determinar el comportamiento de tal generación habría que obtener muestras representativas lo bastante confiables y aún así no acertaríamos al cien por ciento.

Lo que si considero es que la educación no es una cuestión totalmente dependiente de los padres, sino debe ser un esfuerzo conjunto, padres, hijos, profesores, sociedad y mucha de esta educación debe ser reforzada en un aspecto emocional, como hijos no podemos culpar a los padres por no proveernos de las herramientas necesarias para afrontar los desafíos del mundo; puesto que si los pensamos podemos actuar de forma proactiva y educarnos de forma personal, lo que nos permitirá replicar esta enseñanza a las generaciones siguientes.

Debemos aprender a desarrollar una dinámica intergeneracional manteniendo una apertura que nos permita tomar lo bueno de cada generación o incluso de cada persona, lo que nos dará mayor experiencia y aprendizaje.

Necesitamos trabajar más sobre nuestras emociones, la forma de afrontar el mundo, la globalización, la resiliencia, la gratificación postergada, el control de impulsos y muchas cosas más, cultivar una fortaleza emocional para poder ayudarnos y ayudar a los demás.

2 comentarios sobre “Generaciones de cristal

  1. Esteparia Contestar

    Concuerdo, son generaciones distintas, cada una con sus logros, aunque si considero que la educación en casa es clave, así como la inteligencia emocional, que no nos enseñaron y a mi parecer su desarrollo va muy lento.

  2. Efrain Ortiz Contestar

    Considero muy acertado el análisis, en efecto cada generación tiene pros y contras sin embargo todas han aportado al avance de la historia, pero cómo decía una de mis profesoras «la educación empieza por la casa».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *