Un año más

El día de ayer fue mi cumpleaños y no quiero dejar pasar la ocasión para agradecer a quienes estuvieron de alguna forma, recibí un par de llamadas y mensajes de amigos que hicieron que ese día fuera mucho mejor.

He de decir que mis cumpleaños no suelen ser eventos llenos de algarabía y/o de festejos rimbombantes por varias razones que parecieran un poco tontas al resto de personas, pero de alguna forma me he acostumbrado a hacerlas así. Te cuento.

Sin mayor preparación

No suelo preparar algo especial en mi cumpleaños porque de alguna forma estoy consciente que si no ocurren como yo los espero, me terminarán generando estrés o frustración, así que simplemente considero algún par de cosas que puedo hacer ese día y sobre ello me enfoco.

Sin esperar llamadas ni mensajes

No es apatía, pero me ha ocurrido que he olvidado felicitar a un par de amigos en su cumpleaños y eso no significa que no los aprecie; tomando este punto como base, considero que alguien bien pudo olvidarse de mi cumpleaños y eso no significa que deje de ser mi amigo. Evidentemente los mensajes o llamadas que reciba en ese día, son motivo de felicidad.

Compañía

La compañía de amigos, familiares y novia es sin duda una de esas cosas que te hace sentir más arropado y querido, sin embargo hay ocasiones en las que no es posible estar cerca de quienes quieres o quienes te quieren; esto no debe suponer mayor frustración sabiendo que a pesar de la distancia, estarán allí, esperando a darte un abrazo y demostrarte su cariño.

Ropa especial

La cuestión de la ropa para muchos cobra sentido para reflejar su bienestar y sentirse cómodos, muchos acostumbran «estrenar» ese día, vestir su mejores galas, vestir de forma elegante, etc. Yo me voy más a lo cómodo, puedo tener ropa no necesariamente nueva, pero que me haga sentir cómodo y eso es suficiente para mí.

Lugares especiales

Acudir a un lugar en particular sería una de esas cosas que alguien tenga en mente para festejar su cumpleaños. Si, eventualmente considero visitar algún lugar, consciente también que si por alguna razón el lugar está cerrado, muy abarrotado, muy lejos para ir y cosas por el estilo, dejo de enfocarme en ello y busco una alternativa.

Cada día es especial

Sonará a cliché, pero bajo la filosofía de que cada día es especial, el cumpleaños se convierte en uno más de esos días, quizás con un poco más de peso, pero sigue siendo un día especial como todos los demás.

Broche de oro

El día de ayer recibí un bonito desayuno de parte de mi novia y he de decir que ha sido un grandioso detalle que agradezco enormemente, un desayuno completo con sandwich, hotcakes, café, jugo y muchos antojitos más 😋.

¡La distancia refuerza sentimientos!

¿Así como no tener un feliz cumpleaños?

Hasta el más Grinch sonríe con detalles como estos.

PD. Gracias a todos los que con una llamada o mensaje se hicieron presentes. Un fuerte abrazo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *