Hay que ser bueno en todo

Una vez, platicaba con un amigo y durante la conversación dijo algo como «Hay que ser bueno en todo», la plática se desarrollaba en un contexto académico, pero las palabras que dijo, me dejaron pensando en muchas cosas que podría mejorar y el ámbito de influencia que podría generarse. A partir de allí he llevado ese pensamiento de forma recurrente, no se si sea bueno al final de todo, pues algunas de las veces en que he pensado que «hay que ser bueno en todo» me encuentro con que no todo es fácil de hacer, o la otra frase de «no se puede ser bueno en todo».

Una cosa si he considerado, que mientras mejor busquemos hacer las cosas, mejores resultados tendremos, la satisfacción será mayor y podremos estar camino a aprender nuevas cosas más.

 

 

Evidentemente hay cosas que debido a las circunstancias no podrán mejorarse de buenas a primeras porque necesitamos aprender otras cosas y en este sentido también debemos estar conscientes de las limitaciones presentes pero motivados para realizar las que nos hagan falta de manera posterior. Esto nos podrá conducir a un aprendizaje constante.

Es cierto que a medida que nos enfocamos en algo, logramos una especialización en ello, podemos conocer muchos detalles que otros no se habían preguntado, sin embargo, también es conveniente saber de nuevas cosas, para nutrir el entorno donde desarrollamos esa «actividad especializada» pues al estar en un mundo globalizado, puede que los recursos que necesitemos se encuentren rodeando al recurso en el cual nos hemos especializado.

Así pues, no me queda más que animarte a que sigas aprendiendo y mejorando en las cosas que desees, un paso a la vez, y sobre todo estés consciente que se puede ir mejorando en varios aspectos.

No dudes en dejar tu comentario y nos leemos en el próximo post.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *