Ciudades inteligentes

La expresión «Ciudad inteligente» es la traducción del término en inglés «Smart City». Es un término relativamente nuevo y que por lo tanto está sujeto a revisión, sin embargo, no dudo que en un futuro se empiece a hablar con mayor frecuencia del término.

«Ciudad inteligente» se refiere a un tipo de desarollo urbano basado en la sostenibilidad que es capaz de responder adecuadamente a las necesidades básicas de instituciones, empresas y de los propios habitantes, tanto en el plano económico como en los aspectos operativos, sociales y ambientales.Una traducción que ha surgido del termino «Smart City» ha sido el termino «Ciudad digital», que en escencia comparte los mismos principios que «Ciudad Inteligente».Ya entrando en detalle, lo que se busca a través de este término es poder identificar o encaminar a una ciudad hacia el uso de las Tecnologías de la Información (TIC) en prestación de servicios públicos de alta calidez, seguridad, productividad, competitividad, innovación, emprendimiento, participación, formación y capacitación.Una ciudad podrá ser calificada como «Inteligente» en la medida que las inversiones que se realicen en capital humano, aspectos sociales, infraestructuras de energía, transporte, entre otras, promuevan una calidad de vida elevada, un desarrollo económico-ambiental durable y sostenible, una gestión prudente de recursos naturales y un mejor aprovechamiento del tiempo de los ciudadanos.

Aterrizando todo lo anterior podríamos decir que el posicionamiento de una ciudad como «Inteligente» viene claramente marcado por el quehacer político y de gobierno, pues es quién en mayor medida puede aportar al desarrollo tecnológico y de infraestructura.La construcción de una ciudad inteligente empieza desde aspectos básicos, como vinculación de gobierno-ciudadania a través de diversos canales de comunicación, cobro de servicios e impuestos mediante diversos métodos de pago, trámites en línea con su consecuente ahorro en tiempos de filas y/o espera, difusión de contenidos gubernamentales por medio de distintos medios, instalación de cámaras de seguridad en puntos estratégicos que inhiban las conductas delictivas, seguimiento puntual de trámites, etc.El concepto de «Ciudad Inteligente» puede ir incrementándose de forma paulatina, pero lo que es un hecho es que siempre tendrá el uso de la tecnología como aliado y las bases de datos, asi como su correcta explotación, también jugarán un punto muy importante.

La explotación de bases de datos puede generar, no solo reportes, sino indicadores que permitan tomar decisiones posteriores, algunos ejemplos son:

  • Estadística de afluencia de personas: Poder colocar personal de seguridad en función del número de personas que transitan determinada avenida.
  • Estadística de afluencia vehicular: Poder habilitar o restringir ciertas calles de tal forma que la afluencia vehicular este balanceada.
  • Estadística de tipos de pagos electrónicos recurrentes: Hoy en día es muy común hacer los pagos con tarjeta de debido, sin embargo, ciertos sectores de la comunidad prefieren los pagos en efectivo, conocer una estadística acerca de esto permitiría atender la causa de la desconfianza y acercar a los ciudadanos los medios que les permitirían realizar pagos más rápidos y seguros.
  • Concentración demográfica: Para saber cuánto personal destinado a servicios podría dar atención a todas las personas que habitan determinada área geográfica.
  • Avenidas poco transitadas: La poca afluencia en determinadas zonas podría obedecer a factores como poca iluminación, zona insegura, avenidas en mal estado, poca o nula señalización; estos factores podrían llevar al gobierno a tomar acciones que permitan sufragar las deficiencias y lograr el bienestar ciudadano.

En la ciudad de México, ya existen muchos esfuerzos encaminados a lograr una «Ciudad Inteligente», aunque quienes lideran estos lugares son ciudades localizadas en Querétaro, Jalisco y Puebla.La esperanza es que los gobiernos apuesten más por una sostenibilidad y nosotros como ciudadanos podamos abrazar rápidamente el cambio y ofrecer retroalimentación positiva a estos esfuerzos.

¿Te imaginas más ciudades inteligentes, donde los límites geográficos pasen a segundo plano y puedas adaptarte fácilmente a una ciudad desconocida gracias a sus similitudes en desarrollos tecnológicos y de atención a la ciudadanía?

Por el momento, no me resta más que agradecer el haberme leído, un saludo y hasta la próxima.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *