Tu entorno determina tu vida

Muchas veces hemos leído o escuchado que el lugar donde nacemos determina quienes seremos en la vida.

Y es cierto que hay muchos factores externos: económicos, sociales, culturales, ideológicos, religioso, etc. que de alguna forma influyen en la forma de pensar de las personas, sin embargo, considero que esto no necesariamente tiene que ser así todo el tiempo.

Uno puede nacer en un hogar católico, pero a medida que va creciendo y haciéndose preguntas, tiene la capacidad de discernir si quiere profesar o no tal religión.

Otro factor ideológico que se da algunas veces (y sobre todo en las poblaciones alejadas de la ciudad) es el hecho de estudiar; en muchos lugares, solo aspiran a terminar la secundaria y empezar a trabajar. Aquí interviene nuevamente la capacidad de decidir, si uno es consciente de lo que quiere, podrá aspirar a estudiar y superar el nivel secundaria.

Un ejemplo más de influencia ideológica es la del matrimonio, donde las personas consideran como ideal, casarse a temprana edad y formar una familia; aquí los elementos (por así decirlo) de influencia pueden ser varios: la sociedad, la familia, los amigos, la religión. Nuevamente podemos elegir, casarnos, no casarnos, elegir el tiempo, la forma, el lugar, el número de invitados.

Al final de todo esto, lo que quiero decir es que si bien es cierto que hay muchos factores que influyen, somos nosotros quiénes decidimos lo que queremos. Así, siendo conscientes de que la responsabilidad es solo nuestra, los factores dejan de ser determinantes para nuestra vida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *