Cuando no puedas correr, trota

Hace tiempo tenía en mente realizar esta publicación, pero por alguna razón no la había realizado, te cuento de que va.

Al terminar el nivel medio superior, muchos compañeros de generación acostumbraban llevar la playera del uniforme y pedir una firma o dedicatoria en dicha playera, para tener un recuerdo de la amistad o relación que existió. Yo lo hice un tanto diferente, encontré un texto en internet que se me hizo bastante interesante (ahora mismo no recuerdo todo, pero hablaba de la amistad y superación); imprimí el texto en hojas opalina y las llevé a la escuela, les dí a mis amigos una hoja con una dedicatoria y yo me quedé una hoja, en la que empecé a pedir una dedicatoria y hubo una en particular de uno de mis amigos que hasta el día de hoy recuerdo con una gran sonrisa:

Cuando no puedas correr, trota; cuando no puedas trotar, camina; cuando no puedas caminar, usa el bastón; pero nunca te detengas.

Esta frase para mi, encierra un gran significado, puesto que me anima a seguirme moviendo, sin que la velocidad sea un factor determinante, sino más bien, el solo hecho de generar movimiento es el que le da sentido a la vida.

La aplicación de esta frase puede darse en muchos ámbitos, académico, social, cultural, deportivo, religioso, moral, y en todas ellas nos anima a seguir avanzando, aprendiendo nuevas cosas, compartiendo experiencias, conociendo lugares.

Muchas veces vamos por la vida y nos quejamos de los cambios que ocurren, a nivel sociedad, cultura, economía, etc. y muchas veces olvidamos que lo único constante es el cambio, que debemos estar preparados para ellos; que debemos estar en movimiento para poder tomar las cosas con la mejor sabiduría que podamos.

Así que la próxima vez que te sientas cansado y sientas que no puedes correr más, recuerda que puedes seguir caminando y avanzando en esta carrera llamada vida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *